La efectividad de un diseño se puede medir por las emociones

2 septiembre 2022
102 Views

Cuatro voces expertas en materia de diseño UX compartieron en Casa País, en el Hotel Tamanaco de Caracas, lo que significa realmente trabajar para que un usuario final disfrute una verdadera dinámica eficiente de un producto digital, una página web, o una aplicación.

En el conversatorio se presentaron diferentes perspectivas según las cuales, la emoción que se produce en el usuario es el tema central que se debe atender en todo diseño que haga énfasis en “la experiencia completa”.

Daniela Peñaranda  –@ahappydesigner-, como diseñadora de experiencias digitales dice que tanto antes, durante y después del uso de un producto o servicio digital “se diseña toda una experiencia para que la persona quede con una percepción positiva. Eso lo vamos a medir por las emociones”, explica.

“Tenemos metodologías y técnicas para poder entender lo que las personas necesitan y lo que piensan”, dice.

Para Peñaranda  el diseño UX es “como una mejora continua de ese servicio. Pero no solo debemos enfocarnos en la pantalla, es en el servicio completo como tal”.

Reitera que cuando alguien compra una camisa por internet, por ejemplo, “primero va al buscador, selecciona lo que quiere, llega a una página, pasa por ella, compra, todo es un proceso”. Y aclara que más allá de lo digital, está el tema de la llegada de lo adquirido, que suma a esa experiencia. “Que llegue bien, correctamente empacada, la calidad de la camisa, etc. todo eso es una experiencia de usuario. Y nosotros diseñamos toda esa cadena”, ahonda sobre la actividad que cumplen.

[/vc_column_text]

Los valores de lo humano

Isaac Fernández  –@ifcam-, como entusiasta por la innovación centrada en el ser humano, dice que es clave tener claro lo que es “el antes y el después de cada proceso”.

“Se debe abordar cómo hacer que esa comunicación puede ser sencilla, constante, fluida, y para ello hay un desarrollador que va a estudiar cómo podemos comunicarnos con las máquinas, con la tecnología o con el producto, explica.

“Es nuestra labor estudiar todo el proceso de inicio a fin y ver que hasta las palabras que usas deben ser adecuadas, familiares, con el contexto y hasta si lo puedes leer tanto en tu casa, o la calle”, plantea.

En este aspecto, por ejemplo, un adecuado diseño UX puede medir hasta la velocidad que se dedica a cada proceso y los factores que lo afectan.

Explica que son más de 4.9 billones de personas que usan los productos de forma distinta y como ejemplo, durante el encuentro en Casa País, dijo: “en esta sala hay al menos cinco tipos o más de usuario para una misma aplicación, bien sea de pago o una página web. Cinco personas distintas van a tener diferentes visiones y modelos mentales de cómo se debe usar o que acciones emprender dentro de esa página web o aplicación”.

Queda demostrado así que un solo producto “puede ser usado de manera diferente y debe ser fácil, entendible y alcanzable para todos”, amplía.

Es un tema complejo y el reto principal es, según Fernández, “que sea cada vez mejor la relación que se cumpla entre productos digitales y no digitales”, como la experiencia real de compra y la recepción de un servicio. “Y entender que el trabajo depende del diseño UX, para que no sea una frustración”.

Aprendizaje y migración conceptual

Luis Terán@lteranux– como diseñador industrial asegura que “en mi proceso de aprendizaje, de unos años para acá, he afianzado el término presente en la U, que es el usuario y esa clave para descubrir toda esa ventana de investigación que representa”.

Es allí, amplía, “cuando entramos realmente a trabajar en prototipos, para entender la afectación de ese diseño a través de entrevistas y el feedback empleado”.

Recordó en el conversatorio que “los que estamos migrando de carrera no podemos romper ese vínculo de llevar el producto al usuario final. No solo es la interfaz, no solo es lo visual o la apariencia de las cosas, hay un proceso de investigación en el que ya los usuarios están inmersos”.

Destaca que hoy en día se diseña “para uso humano”, pero tal vez, muy pronto “en el futuro sea para una entidad que actúe mediante inteligencia artificial”.

“En el diseño UX la U es muy importante” reitera.

 

Entre máquinas y usuarios

Alejandro Díaz, el cuarto invitado en el conversatorio, destacó que el diseño de servicios tiene que abordar la experiencia completa, “desde el primer contacto que hace el usuario, hasta lo que se hace después. Todo, desde el delivery y la atención en servicio posterior”.

Es directo al asegurar: “hay que pensar mucho en el usuario, la computadora tiene que hablar contigo. Debe mejorarse la comunicación entre las máquinas y los usuarios”.

Reitera que todo el diseño “es para seres humanos y cada experiencia es diferente. Hay mucho de psicología y hay que entender cómo funciona el cerebro”.

Concluye asegurando que “no es solo el diseño y diseñar pantallas. No solo son compras. Entramos en terrenos ya en esenciales, pues podemos estar trabajando en una aplicación de emergencias de la que dependan vidas”.

[/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *